con temperaturas negativas, y sveranos frescos y corto

CLIMA MONTAÑA



DEFINICIÓN ICONOGRÁFICA

frio.pnghumedo.pngsinestaciones.pngbosqueconiferas.png


TEMPERATURAS

.

Con temperaturas negativas,y veranos frescos y cortos

external image anayet.jpg

HUMEDAD:El clima de montaña es propio de zonas situadas a más de 1.200 metros de altitud. En España es propio de los Pirineos, Sistema Central y las Cordilleras Béticas. Se caracteriza por unos inviernos fríos y largos, con temperaturas negativas, y veranos frescos y cortos. Tiene una oscilación térmica de 10,5ºC. Las precipitaciones son muy abundantes en forma de agua en primavera y verano y de nieve en invierno; y con posibilidad en otoño y primavera. Es una variante del clima de la tundra, aunque más suave. Las montañas tienden a tener condiciones climáticas diferentes del clima zonal donde se encuentran, debido a un descenso de la temperatura con la altura. El gradiente térmico negativo de 0,5-1 ºC cada 100 m supone un aumento de la humedad relativa del aire y la presencia de lluvias orográficas abundantes en la vertiente de barlovento; y menores en la vertiente de sotavento. La orientación con respecto a los vientos dominantes y el sol es de transcendencia vital (ver efecto foehn). También reciben una mayor insolación y un régimen de vientos específico, creando un topoclima diferenciado. Sin embargo, los centros de acción, las masas de aire y los frentes que le afectan son los mismos que en el clima zonal.

Fuente(s):

es.wikipedia.org

ESTACIONES:

No tiene.

FAUNA:

La existencia de fauna en la alta montaña se ve condicionada por los mismos factores climatológicos que explicábamos en el apartado de flora alpina. Son muchas menos las especies de fauna que se han adaptado a la vida en estos exigentes ambientes. Eso sí, hablaremos de verdaderos especialistas en montaña.
Entre los anfibios encontramos la rana bermeja (Rana temporaria) que habita en prados húmedos cercanos a ibones, y el tritón pirenaico (Euproctus asper) endémico de los Pirineos que vive en arroyos e ibones. La víbora aspid (Vipera aspis) o la lagartija de turbera (Lacerta vivipara) alcanzan en verano las cumbres rocosas llegando hasta los 3.000 metros de altitud.
Los mamíferos más adaptados a vivir en las altas montañas desarrollan diferentes estrategias que les permiten habitar este biotopo. El sarrio (Rupicapra rupicapra) cambia su pelaje en invierno y desciende en altura a zonas donde puede escarbar en la nieve y buscar alimento en forma de ramitas y hierbas secas. Pequeños roedores como el topillo nival (Microtus nivalis) pasan el invierno bajo la nieve y la marmota (Marmota marmota) también de la familia de los roedores, es cada vez más abundante en los prados, donde no pasa desapercibida a nuestra vista por sus ruidosos chillidos. El armiño (Mustela erminea), cambia su pelaje marrón por un manto blanco en invierno con el objetivo de pasar desapercibido.
Las aves son el grupo mejor representado si no contamos el de los insectos. Las más adaptadas a este medio y las que lo ocupan todo el año son la perdiz nival o lagópodo alpino (Lagopus mutus) que con su plumaje blanco en invierno y pardo en verano se confunde con el paisaje y es realmente difícil de observar. Sus patas emplumadas y su doble plumón le ayudan a sobrevivir en el frío invierno. Otra especie de altura es el gorrión alpino (Montifringilla nivalis), un gorrión con blanco plumaje que en inviernos excepcionalmente fríos y en días de temporal desciende y es más fácil observarlo. El acentor alpino (Prunella collaris), que se alimenta de insectos y semillas y que en invierno baja hasta los valles y se convierte en habitante de los pueblos pirenaicos. La chova piquigualda (Pyrrhocorax graculus), que en montañas como los Alpes llega a vivir a 4.000 metros de altitud y que será acompañante ruidoso de los montañeros en verano. Es en esta estación cuando la alta montaña recibe a otras especies como el roquero rojo (Monticola saxatilis), collalba gris (Oenanthe oenanthe) o el bisbita ribereño alpino (Anthus spinoletta). También en verano y siguiendo a los grandes rebaños, el quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) o el buitre leonado (Gyps fulvus) habitan las altas cumbres deleitándonos con su majestuoso vuelo.

POBLAMIENTO:

Escaso. Se reduce a algunos asentamientos de pastores y poco más.

IMAGENES DE LA MONTAÑA:
Peña Ubiña
Peña Ubiña
external image images?q=tbn:ANd9GcQPljctbCp3I42aCBnKOiWUnH1FWwS6RdCK58k6Ca2oZbEGRjY5Yw